domingo, 23 de abril de 2017

Renta Básica

Hace unos días, realizamos una actividad diferente a las que estamos acostumbrados. Acudimos a una charla sobre una posible renta básica y nuestro cometido era tomar apuntes para ir acostumbrándonos a ello.
Yo por estar enferma no pude asistir a la charla pero gracias a que mi compañera la grabó, puedo hacer un resumen de todo lo dicho sin problemas.

Ningún partido ni sindicato hoy en día tienen entre sus propuestas una renta básica ciudadana. Lo que proponen es una renta mínima garantizada.
La renta básica ciudadana es una prestación económica pública para todos los ciudadanos sin condiciones, no es necesario demostrar que eres pobre y la seguirías cobrando mientras trabajas.
Hoy en dia se ofrece la renta mínima garantizada, que las da el Estado o comunidad autónoma y son condicionadas. Existen desde 1980.
1 de cada 5 trabajadores se encuentra en riesgo de pobreza, número que se verá aumentado en un futuro cuando el 55,3% de los puestos de trabajo se automaticen. Sería la 4ª revolución industrial y pondría en riesgo la cotización.

Las prestaciones no contributivas que el Estado otorga son destinadas a jubilados y discapacitados. Por otra parte, las prestaciones por desempleo son de diversos tipos. Están las prestaciones ordinarias y las extraordinarias, que son condicionadas.
Estas prestaciones estatales cubren al 58,2 % de los desempleados.

Las ayudas de la Comunidad Autónoma son prestaciones de renta mínima garantizada o también conocidas como asistencia social.
Las prestaciones económicas destinadas a las unidades de convivencia tienen un problema, y es que existen  muchos tipos de unidades familiares: padres divorciados, parejas de hecho, convivencia ocasional...
En Andalucía el 43,2 % de la población está en riesgo de pobreza, es la comunidad autónoma que más riesgo de pobreza tiene..

Según lo que queramos solventar, hay que implantar o una renta mínima garantizada o una renta básica ciudadana.
Si la finalidad es acabar con la pobreza, hay que implantar una renta mínima garantizada para todos, sin condicionantes.
Si queremos preservar la dignidad de la persona tenemos que aceptar que las personas rechacen trabajos no dignos. Hoy en día el 50% de los trabajos no son dignos.
Si queremos garantizar la libertad y promover el desarrollo tenemos que implantar una renta básica estatal, no contributiva.
Hay que evitar el efecto llamada para preservar esta ayuda y además debes vivir en España para recibirla. Así se restringiría el acceso de ciudadanos comunitarios.
Los requisitos básicos para recibirla serian:
-Prestaciones individuales desde los 18 años.
-Umbral de pobreza: todo aquel que no cobre 500€ al mes, recibiría una renta mínima garantizada.
-Cuantía de 216€

Tendríamos que cambiar el sistema, porque nuestro sistema estaba basado en la necesidad de trabajar.
La vías de financiación serían racionalizando el sistema y modificando el IRPF.

martes, 10 de enero de 2017

Carta al Ministro de Educación

Excelentísimo Sr. Ministro:

Me llamo Mónica Lora Martín y estoy cursando 2º de Bachillerato en el I.E.S. Chaves Nogales en Sevilla Este. Me dirijo a usted con la intención de dejar clara la postura de los estudiantes con respecto a la reválida.

En esta época de cambios e incertidumbre, lo que menos nos conviene es tener una estructura educativa indefinida como lo es la LOMCE. No solo hemos tenido que cambiar de contenidos, sino que terminado el primer trimestre aun no sabíamos que iba a ser de nuestro futuro cercano.
Por lo que le pido a usted, como ministro de educación, que piensen en las consecuencias de sus actos y como repercuten en la vida de los estudiantes.  Si quieren cambiar el sistema educativo, planifíquenlo bien antes de implantarlo para no perjudicar a nadie.

Muchas gracias por su tiempo y espero que al menos mi carta no sea en vano y le haya hecho reflexionar.

Fdo: Mónica Lora Martín.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Antología

I:(El viajero)
Está en la sala familiar, sombría,
y entre nosotros, el querido hermano
que en el sueño infantil de un claro día
vimos partir hacia un país lejano.

Hoy tiene ya las sienes plateadas,
un gris mechón sobre la angosta frente;
y la fría inquietud de sus miradas
revela un alma casi toda ausente.

Deshójanse las copas otoñales
del parque mustio y viejo.
La tarde, tras los húmedos cristales,
se pinta, y en el fondo del espejo.

El rostro del hermano se ilumina
suavemente. ¿Floridos desengaños
dorados por la tarde que declina?
¿Ansias de vida nueva en nuevos años?

¿Lamentará la juventud perdida?
Lejos quedó —la pobre loba— muerta.
¿La blanca juventud nunca vivida
teme, que ha de cantar ante su puerta?

¿Sonríe al sol de oro,
de la tierra de un sueño no encontrada;
y ve su nave hender el mar sonoro,
de viento y luz la blanca vela henchida?

El ha visto las hojas otoñales,
amarillas, rodar, las olorosas
ramas del eucalipto, los rosales
que enseñan otra vez sus blancas rosas..

Y este dolor que añora o desconfía
el temblor de una lágrima reprime,
y un resto de viril hipocresía
en el semblante pálido se imprime.

Serio retrato en la pared clarea
todavía. Nosotros divagamos.
En la tristeza del hogar golpea
el tictac del reloj. Todos callamos.


Lo primero que me llamó la atención del poema fue el título, El Viajero, debido a que me evocó un sentimiento melancólico. Cuando lo leí lo relacione con su hermano Manuel, debido a que habla de un hermano que tras años de haberse marchado a otro país vuelve. También veo reflejado el paso del tiempo en versos como: ¨Hoy ya tiene las sienes plateadas, un gris mechón sobre la angosta frente¨, ¨¿Lamentará la juventud perdida?¨. La más significativa para mi es:¨En la tristeza del hogar golpea el tictac del reloj¨.
Me gustó porque Machado se pregunta si su hermano está preocupado por el paso del tiempo, si seguirá siendo el mismo que cuando se marchó cuando era joven, si tendrá las mismas inquietudes...

XI
Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!...
¿Adonde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero...
—La tarde cayendo está—,
"En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
ya no siento el corazón."

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se obscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea,
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
"Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada."

El poema empieza con una descripción del camino ideal que no sabe dónde terminará. Cuando la tarde cae nos dice que se arrancó la espina de una pasión y que ya no siente el corazón. Entonces el camino empeora y desaparece y él desea poder sentir el corazón aunque sea con una espina clavada de pasión.
Me transmite la desesperación de Machado por volver a sentir algo, porque la muerte de su mujer le dejó entumecido el corazón. También relaciono el camino que serpea como su vida después de la muerte de Leonor. Lo he seleccionado porque me gusta la manera que Machado tiene de describir la vida como un camino.

XXXV
Al borde del sendero un día nos sentamos.
Ya nuestra vida es tiempo, y nuestra sola cuita
son las desesperantes posturas que tomamos
para aguardar.... Mas Ella no faltará a la cita.

Lo he seleccionado porque como es un poema corto el significado está condensado. Como casi todos sus poemas, el tema es la muerte y el paso del tiempo. En este en concreto , Machado nos cuenta como estamos en el borde del sendero de la vida y que nuestra única desgracia es como aguardar a la muerte, porque ella no faltará a su cita.
Machado sigue deprimido por la muerte de su mujer y lo ve todo gris, no es capaz de recuperarse.


LIII (A UN NARANJO Y A UN LIMONERO)

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!
Medrosas tiritan tus hojas menguadas.
Naranjo en la corte, ¡qué pena de verte
con tus naranjitas secas y arrugadas!

Pobre limonero de fruto amarillo
cual pomo pulido de pálida cera,
¡qué pena mirarte, mísero arbolito
criado en mezquino tonel de madera!

De los claros bosques de la Andalucía,
¿quién os trajo a esta castellana tierra
que barren los vientos de la adusta sierra,
hijos de los campos de la tierra mía?

¡Gloria de los huertos, árbol limonero,
que enciendes los frutos de pálido oro,
y alumbras del negro cipresal austero
las quietas plegarias erguidas en coro;

y fresco naranjo del patio querido,
del campo risueño y el huerto soñado,
siempre en mi recuerdo maduro o florido,
de frondas y aromas y frutos cargado!

Es una pena ver a un naranjo en una maceta porque no puede crecer del todo y sus frutos son más pequeños al igual  que ver a un limonero criado de un tonel de madera.
¿Que están haciendo es los áridos campos de castilla? El naranjo y el limonero floridos o de frutos cargados le recuerda a su infancia.
Lo he seleccionado porque a mi los naranjos y limoneros también me recuerdan a Andalucía y más si el naranjo está florecido y huele todo a azahar.


LXXXV

La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
—recordé—, yo he maldecido
mi juventud sin amor.

Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida
quién te volviera a soñar!

La primavera llega de nuevo y con ella las lluvias de abril, y bajo una almendro florido él se arrepintió de su juventud sin amor.
Me gusta porque no es tan trágico como los otros y porque está describiendo simplemente la llegada de la primavera, el cambio del tiempo y del campo.
También se puede apreciar como se arrepiente de no haber vivido bien su juventud y ya no puede volver atrás en el tiempo.



XCVI (SOL DE INVIERNO)

Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.

Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en su tonel, pintado
de verde, la palmera.

Un viejecillo dice,
para su capa vieja:
"¡El sol, esta hermosura
de sol!..." Los niños juegan.

El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo, casi muda,
la verdinosa piedra.

Lo he escogido porque me evoca un recuerdo de cuando era pequeña. Machado nos narra una situación en la que los niños corren por un parque nevado bañado por el sol, que calienta poco a poco lo congelado.
Me gusta la capacidad que tiene de con tan pocas palabras hacer que veas perfectamente el paisaje que describe.


CV (EN ABRIL, LAS AGUAS MIL)

Son de abril las aguas mil.
Sopla el viento achubascado,
y entre nublado y nublado
hay trozos de cielo añil.

Agua y sol. El iris brilla.
En una nube lejana,
zigzaguea
una centella amarilla.

La lluvia da en la ventana
y el cristal repiquetea.

A través de la neblina
que forma la lluvia fina,
se divisa un prado verde,
y un encinar se esfumina,
y una sierra gris se pierde.

Los hilos del aguacero
sesgan las nacientes frondas,
y agitan las turbias ondas
en el remanso del Duero.

Lloviendo está en los habares
y en las pardas sementeras;
hay sol en los encinares,
charcos por las carreteras.

Lluvia y sol. Ya se obscurece
el campo, ya se ilumina;
allí un cerro desaparece,
allá surge una colina.

Ya son claros, ya sombríos
los dispersos caseríos,
los lejanos torreones.

Hacia la sierra plomiza
van rodando en pelotones
nubes de guata y ceniza.

Lo he seleccionado porque está relacionado con un refrán muy conocido y que es igual que el título: En abril, aguas mil.
Nos habla del tiempo adverso que hay en primavera, sobretodo en abril. Le da mucha importancia a que cuando llueve hay cosas que van apareciendo y otras desapareciendo. Lo repite varias veces a lo largo del poema cómo: se divisa un prado verde, y un encinar se esfumina, y una sierra gris se pierde. Allí un cerro desaparece, allá surge una colina.
Me gusta porque me recuerda a las tardes de lluvia, en las que estás en casa leyendo con una manta y me ha traido buenos recuerdos.


CXXX (LA SAETA)
¿Quién me presta una escalera,
para subir al madero,
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?

SAETA POPULAR

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!

¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!

¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!

¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!

Creo que todo el mundo reconoce este poema, al menos los sevillanos. La he escogido porque es una saeta muy representativa de la Semana Santa sevillana y porque recoge el sentimiento con el que muchos viven esa semana.
Todos quieren desenclavar a Jesús de la cruz, porque no quieren verlo agonizar. El cantar no es al cristo en la cruz, sino al cristo que difundió la palabra de dios.
Creo que como Machado era sevillano, vivió con la misma intensidad y devoción que otros sevillanos. En este caso se lo dedica al cristo de los gitanos.


XCII

"Tournez, tournez, chevaus de bois."
VERLAINE.

Pegasos, lindos pegasos,
caballitos de madera.
..............................................
Yo conocí, siendo niño,
la alegría de dar vueltas
sobre un corcel colorado,
en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento
chispeaban las candelas,
y la noche azul ardía
toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles
que cuestan una moneda
de cobre, lindos pegasos,
caballitos de madera!

Claramente está rememorando sus días de niño, en los que con poco nos hacían felices. En este caso pues se refiere a la ilusión que te hace de pequeño montarte en un carrusel.
Lo he seleccionado debido a que entre tantos poemas sobre la soledad, la muerte y la tristeza, rescatar uno en el que habla de un momento feliz es muy difícil.
De este poema me ha gustado que mencione lo poco que cuesta hacer a un niño feliz y que cuanto más inocente se es menos se sufre. Creo que Machado echa de menos sus días más inocentes en los que ningún dolor emocional le afectaba.




CXX

Dice la esperanza: un día
la verás, si bien esperas.
Dice la desesperanza:
sólo tu amargura es ella.
Late, corazón... No todo
se lo ha tragado la tierra.

CXIX

Señor, ya me arrancaste lo que yo más quería.
Oye otra vez, Dios mío, mi corazón clamar.
Tu voluntad se hizo, Señor, contra la mía.
Señor, ya estamos solos mi corazón, y el mar.

Estos dos últimos poemas he decidido comentarlos juntos porque están estrechamente relacionados. En el primero nos da a entender que aún le queda esperanzas y que si espera la verá(a su mujer) y que no todo se lo ha llevado ella consigo. En el segundo se dirige hacia Dios y le reprocha que se haya llevado a su mujer en contra de su voluntad y que lo ha dejado en el mundo con su corazón y el mar.
Como es habitual en él, habla sobre la muerte de su mujer Leonor, que tan marcado lo ha dejado.

El piensa que ya solo le queda esperar a morir para volver a reunirse con ella y que fue injusto que el Señor se la llevara.